Puertas De Seguridad

Todo sobre los muelles cierrapuertas

Los muelles cierrapuertas también son conocidos como los muelles para puertas, son un mecanismo relativamente sencillo, se trata de un objeto formado por dos partes internas que funcionan como cierre y que al mismo tiempo se articulan con unos depósitos que funcionan como freno, a través de este control se establece un mayor o menor paso de aceite, lo que indicará cuál será la velocidad de la puerta al cerrar.

Todos en algún momento hemos tenido alguno en nuestra casa o lo hemos visto en la puerta de un local comercial, es posible que también hayas tenido una mala experiencia como un portazo o que en su defecto no funcionó

A continuación te explicaremos como funciona este mecanismo y cómo es posible solucionar algunos inconvenientes con este instrumento. Expertos de Cerraduras Amig nos asistieron para la realización de esta nota.

Todo sobre los muelles cierrapuertas

Tipos de muelles para instalar en las puertas 

Bisagras con muelle de retorno: es una de las mejores opciones y las más comunes, estas controlan la velocidad de cierre de la puerta y la potencia acorde con el peso y material del que está elaborada, su duración se mide de acuerdo al ciclo de apertura y cierre de la misma,  en el caso de que la bisagra esté en contacto con el exterior, los expertos recomiendan emplear un modelo de acero inoxidable.

Profesionales de la cerrajería de Cerraduras Dierre afirman que las bisagras de fijan en el marco y en la puerta con tornillos, pero igualmente pueden soldarse a puertas metálicas, por lo cual recomendamos instalar bisagras de materiales de calidad como el acero.

Pernios con muelle de retorno: este mecanismo permite que la puerta cierre de forma automática y suave al mismo tiempo, para instalar un perno con muelle de retorno es necesario realizar un pequeño corte en el marco y la puerta, algunos de estos mecanismos pueden fijarse a puertas de cualquier material.

Muelles brazo: son de fácil instalación, poseen cualidades similares que los pernos, pero en este caso no es necesario rebajar el marco o la puerta, al igual que el tipo de muelle anterior no reemplazan las bisagras tradicionales que posee la puerta.

¿Qué hacer cuando la puerta no cierra adecuadamente?

No se está usando el muelle apropiado: es probable que el muelle instalado tenga muy poca fuerza o sea de mala calidad, los muelles poseen entre 1 y 6 niveles de fuerza, un muelle de bajo nivel para puertas muy pesadas no seria recomendable, ya que sería necesario tirarla con fuerza para que cierre adecuadamente y la puerta se estropearía en poco tiempo.

Defecto denominado tiro: esta falla consta entre la unión que existe entre la puerta, las bisagras y el marco de la misma, esto hace que la puerta retroceda en el cierre final, lo cual demanda más potencia por parte del muelle o de un fuerte golpe para que pueda lograr el cierre de la puerta.

En líneas generales, es necesario que un profesional realice la instalación del muelle, ya que será la persona encargada de evaluar el tipo de muelle que necesita esa puerta en particular, debe conocer el peso, material, si posee algún defecto para solucionarlo prontamente, una instalación que no cumpla con los pasos adecuados podría causar problemas posteriores para lograr el cierre exitoso de la puerta.

error: Content is protected !!