Uncategorized

Reparar mecanismo de cerradura de la puerta

Existen motivos por los cuales el mecanismo de la cerradura de la puerta deja de funcionar, esta puede estar colgando descentrada, bloqueando el movimiento de la cerradura, el mecanismo puede este atascado, requiriendo mantenimiento.

Otra opción seria un daño serio a la cerradura, que requiere reemplazar la perilla y la cerradura completas, reparar una cerradura con un daño grave estaría lejos de las capacidades de los que buscan hacerlo por si mismo por lo que recomendamos que contrates a un cerrajero.

La factura de reparación de un cerrajero, suele ser mayor el precio que comprar una cerradura nueva.

Diagnostico

Se debe abrir la puerta y girar la perilla en la posición abierta y cerrada, si el mecanismo se mueve correctamente, el problema implica una caída torcida. Cierre la puerta y observe si el mecanismo cierra la puerta.

Si el marco de la puerta obstruye el pestillo, el problema sea una caída torcida, retira e instala de nuevo el pomo de la puerta y la cerradura si ninguno de los pasos anteriores aplica al mecanismo.

El problema puede ser que no sea una caída torcida, sino la cerradura de la puerta como tal.

Se puede arreglar una caída torcida

Ajustar los tornillos que conectan las bisagras de la puerta al marco y al borde de la misma, si existe algún tornillo que no encaje con la madera, reemplazarlo con tornillos largos para asegurar un ajuste perfecto y seguro.

Revisar la placa de golpe, la lengüeta metálica pequeña alrededor del agujero del marco donde va la perilla, para asegurar que se alinee con el orificio de la misma. Ajusta la posición de modo que se alinee de forma correcta, aprieta los tornillo.

Si no es así ajusta la posición de modo que se alinee de forma correcta, aprieta los tornillos de la placa de golpe como los tornillos de las bisagras. Comprobar la perilla y cerradura de la puerta, si están sueltos aprieta los tronillos que sujetan la cerradura, si la puerta tiene una placa por donde va el tornillo aprietazo también. Realiza las pruebas a la puerta si la cerradura no desliza, retiraba y vuelve a instalarla.

Quitar y reinstalar

Localizar los tornillos que sujetan la perilla, estos se encuentran cerca de la base de la perilla en el lado interior de la puerta, retirar los tornillos con un destornillador de ejes largos, con ejes cortos, la perilla interferirá con la manija del destornillador.

Tira de los dos lados de la perilla de la puerta, se debe separar fácilmente una vez que los tornillos se hayan retirado. Tirar de la cerradura de la puerta mediante el agujero en el borde de la misma, se moverá en la dirección en la que sacaste el resto de la perilla al separarla.

Revisar si existen daños evidentes en el mecanismo de la cerradura, rotura, partes atascadas, si este esta visiblemente dañado, comprar una nueva e instalarla según las instrucciones.

Limpia la suciedad para quitarla del mecanismo y recubre la superficie interior con una capa de aceite, desliza la cerradura en la puerta e instala las perillas, prueba la acción de la cerradura con la puerta abierta y cerrada, si no funciona cambia la cerradura en vez de repararla.

error: Content is protected !!